Domicilio Fiscal | OficinasIBS

Domicilio fiscal

Es la dirección con la cual una empresa se da de alta ante el SAT para recibir todos los avisos legales y fiscales. De igual forma hay compañías que se dan de alta ante el SAT teniendo varias sucursales, la empresa escoge un lugar donde lleguen todas sus notificaciones en general. Las contrataciones de los servicios llegan a su respectivo domicilio fiscal.

Según la Real Academia Española la definición de domicilio es: “morada fija y permanente”; “lugar en que legalmente se considera establecido alguien para el cumplimiento de sus obligaciones y el ejercicio de sus derechos”; “casa en que alguien habita o se hospeda”; “domicilio social: domicilio de una empresa o establecimiento.”

De igual forma, si la persona hace actividades económicas en ese lugar, se considera como domicilio fiscal, ya que se centralizan las direcciones y los trámites que se realicen. En cambio para la persona jurídica, será igual dependiendo donde se hagan las actividades.

El SAT está obligado de informar acerca de ese tipo de establecimiento y de sus cambios durante la administración de dicha fecha.

Agregando la información importante, podríamos decir que tiene que ser al mismo tiempo obtener una persona física o moral, para recibir diferentes notificaciones. Eso mismo no quita en esos casos sí se puede se solicite que las notificaciones lleguen al lugar que el empresario pidió.

Estamos hablando de que el lugar de trabajo registrado tendría que coincidir, pero no siempre es así y sólo llegarán los documentos a ese inmueble.

Entonces si las personas morales no muestran que es un establecimiento legal estando obligados a eso, o se hace el trámite en ese lugar correspondiente de acuerdo a lo que marca la Constitución; las autoridades tienen la facultad de hacer diligencias de cualquier espacio que realicen sus actividades o de acuerdo al tipo de domicilio, en caso de no tener al corriente los registros.

Estar localizado es fundamental para abrir una empresa y mantenerla legalmente sana y evitar las malas prácticas ante la autoridad, pero siempre es decisión de los empresarios. Muchos contribuyentes comienzan esos trámites cuándo la empresa tiene ganancias y flujos de efectivo.



Contact Form